Inicio > Historias > Son las pequeñas cosas
~ 2003-03-19

El otro día me compré una caja de mandarinas. No es mi fruta favorita, pero las naranjas últimamente están más bien pochas, y tuve suerte: las mandarinas resultaron ser deliciosas, dulces y frescas. Como hay un montón en la caja, últimamente siempre llevo unas cuantas en una bolsita en la mochila, y cuando me apetece me como una cual si fuera un caramelo.

Ayer estaba en la Beanery y coincidí con Iovanna, una amiga. Era mi hora del café, pero su hora de comer, así que desplegué cinco mandarinas en una servilleta, como cinco soletes, a guisa de postre.

Es época de exámenes, así que la Beanery estaba llena de estudiantes haciendo lo que todos los estudiantes hacemos: estudiar en el último momento. En la mesa de al lado, una chica vestida con un top demasiado pequeño y unos pantalones demasiado grandes, que hasta ese momento había estado enterrada bajo una montaña de apuntes, se levantó y se nos acercó.

-¿Eso son mandarinas? -dijo, y, la verdad, no pudimos negarlo: la evidencia no dejaba lugar a dudas. La chica sonrió como si hubiera encontrado a un pariente perdido hace tiempo.

-¡Son mi fruta favorita! -exclamó encantada-. ¿Dónde las has conseguido?

Con pesar tuve que revelarle mi suministrador secreto de mandarinas: el supermercado. Increíble pero cierto. Le ofrecí una, y reaccionó como si le hubiera ofrecido el tesoro de los Templarios.

-¡No! ¿De verdad? ¿En serio que puedo? ¿No te importa?

Le aseguré que no, no me importaba, que se sirviera a placer.

-Bueno, una chiquitita -dijo, y se llevó a su mesa la más pequeña de todas, apenas mayor que una pelota de ping-pong. Allí quedó la fruta, oronda y cálida, mientras la chica se terminaba su ensalada y leía sus apuntes. Iovanna y yo nos comimos el resto de las mandarinas y seguimos arreglando el mundo.

Al cabo de un rato, cuando yo ya me había olvidado del asunto, la chica se acercó de nuevo a nuestra mesa.

-Estaba deliciosa -dijo tímidamente-. Quería darte las gracias otra vez.

A pesar de todo lo que pasó ayer, el recuerdo de este incidente me mantuvo el buen humor durante todo el día.


Comentarios (14)
Enviado por Daurmith el 2003-03-19 a las 14:02


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://daurmith.blogalia.com//trackbacks/6238

Comentarios

1
De: Carlos Gabriel Fecha: 2003-03-19 14:33

¿Verdad que sí? Y todo eso sucede tan rápido, pero como que en nuestras mentes poéticas lo desfragmentamos y narramos para que cada oración ejemplifique la simpleza del evento, pero que no pierda la fascinación que tú tienes por lo sucedido. Me fascina tu manera de escribir, estaba buscando por Google y me topé con esto. Quedé prendido a las palabras al leer esta entrada, me recordó a como yo mismo escribo las cosas que me suceden (aunque claro, tú tienes una habilidad literaria mucho más desarrollada que yo). Esta página definitivamente voy a frecuentarla de ahora en adelante.



2
De: el paseante Fecha: 2003-03-19 16:22

Gracias por compartir sus mandarinas también con nosotros, le aseguro que estaban deliciosas.



3
De: Algernon Fecha: 2003-03-19 21:36

Me pregunto si eso pasaría en Europa...



4
De: lgs Fecha: 2003-03-19 23:10

Pasa, pero hay que mirar.



5
De: el paseante Fecha: 2003-03-19 23:11

Un regalo. (No sé por qué su texto me recordó este poema, así que se lo dejo aquí por si le gusta)

William Carlos Williams -

This Is Just To Say
I have eaten
the plums
that were in
the icebox

and which
you were probably
saving
for breakfast

Forgive me
they were delicious
so sweet
and so cold





6
De: Vendell Fecha: 2003-03-20 01:56

Desde luego, vivimos en otro mundo. Mi única anécdota cítrica tiene que ver con un amigo que importa tablero de aglomerado de Valencia y en cada camión aprovecha para traer clandestinamente sacos de 20 kg de deliciosas naranjas. Ahora los camiones vienen con mitad y mitad, pero con tan mala suerte que un vuelco sin importancia dejó la carga del último de ellos desparramada por la carretera. "Qué, contrachapado de naranjo, ¿eh?", dijo el guardia civil comprobando los papeles de la carga.



7
De: ElRene Fecha: 2003-03-20 03:18

..."¿A pesar de todo lo que pasó ayer?"...
Me parece que dejaste fuera la mitad de la historia. Está bien. Como dice el paseante, gracias por las mandarinas, pero también queremos ayudarte a lavar los platos.



8
De: naulë Fecha: 2003-03-20 07:57

Una vez me dio por leer un poema a una chica en una librería de Dublín, y su reacción fue idéntica. Es curioso. El poema se titulaba "Marriage" ("Alzo la vista y tú pasas...") Me alegra saber que las mandarinas producen el mismo efecto.



9
De: Naulë Fecha: 2003-03-20 08:03

I look up: you pass.
I have to reconcile your
Existence, and the meaning of it,
With what I read: kings and queens
And their battles
For power.
You had your battle, too.
I ask myself: Have I
Been on your side? Lovelier
A dead queen than a live
Wife? History worships
The fact but cannot remain
Neutral. For there are no kings
Worthy of you. Because poets
Better than I are not here
To describe you. Because time
Is always too short, you must go
Now without mention, as unknown
To the future as to
The past, with one man's eyes
Resting on you
In the interval of his concern.



10
De: Angel Fecha: 2003-03-20 08:16

¡ Mira ! Ya se como ligar si algun dia voy por el imperio.



11
De: ElRene Fecha: 2003-03-20 09:05

Pudiste poner la foto del reflejo en el agua, y la de las papitas, ¿verdad? pero no pudiste poner la foto de la chica con el top demasiado pequeño...



12
De: Ctugha Fecha: 2003-03-20 19:55

Creo que todos estamos de acuerdo con ElRene.



13
De: Daurmith Fecha: 2003-03-22 06:43

Desde luego... Una intenta escribir cosas con color local y me pedís estas cosas... Jay que vé... No os daré mandarinas. Menos al paseante y a Naulë, que por los poemas tienen tantas mandarinas como quieran. Va a poder ser una bitácora en condiciones y tolerada menores...



14
De: Luiso Fecha: 2003-03-22 22:58

Mira, te cuento una anécdota que duró varios años: Yo, desde ,los cinco años que me pusieron gafas, fui marcado con los estigmas más negativos de la infancia: empollón, gordito y con gafas. He oído historias de mucha gente que lo arrastra de por vida,e incluso he visto ese estigma en la forma de vida y en el rostro de amigos adultos. Mi chica y mis actuales amigos, cuando se lo contaba, me preguntaban cómo pude salir sin ni siquiera rencor de aquella vida, y yo les respondo la verdad: Cuando se me acercaba una chica atraída mínimamente por mi habitual sonrisa (a la gente le sorprende la gente feliz sin aparente motivo), sólo me hacía falta mirarla a los ojos y recitarle un poema o tocarle una canción con mi guitarra: en ese momento olvidaba completamente mi fama o mi aspecto, y miraba directamente a mi corazón.

Sigue disfrutando de esas pequeñas mandarinas, guardan mucho sabor en su interior.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.159.90.0 (be026162e5)
Comentario

Ir Arriba


La Biblioteca de Babel (Header)

Enlaces

Archivos
Relatos
Cuadros de Adela Calatayud
Correo de Babel

Feed:
RSS

Últimos Comentarios

  • Pablo Vásquez en Zafiro y Acero
  • Anónima en Algo termina, algo comienza
  • Armeris en Algo termina, algo comienza
  • Boromir en Algo termina, algo comienza
  • Moria en Algo termina, algo comienza
  • juncal en Espera (para @Divagacionistas)
  • Bonifacio Álvarez en Espera (para @Divagacionistas)
  • Daurmith en Espera (para @Divagacionistas)
  • Bonifacio Álvarez en Espera (para @Divagacionistas)
  • Daurmith en Espera (para @Divagacionistas)
  • Ir a:

    Mi Barrapunto
    STE
    Homo Webensis
    ARP
    El Paraíso de las
    Matemáticas

    Proyecto Gutenberg
    BLOGALIA
    FoldingAtHome
    La Biblioteca de Babel II


    Bitácoras majas:

    Una cuestión personal
    Cuaderno de bitácora
    Taller literario
    Por la boca muere el pez
    Paraphernalia
    Batiburrillo
    Cadenas bien formadas
    El fondo del asunto
    Karl en el País
    de los Mentirosos

    El Paleofreak
    Fa.Brizio.Info
    A Contraluz
    Magonia
    pjorge.com
    Aaiunea
    Uno por uno...
    La Guarida del Dragón
    Círculo Escéptico
    Pharyngula
    Mekatharra
    Casino y Furcias
    xkcd
    Curioso pero Inútil

    ¡Mis listas de los deseos!
    Amazon.com
    Amazon.co.uk

    Blogalia

    Blogalia

    [Comunidad de la Plumilla]

    IBSN: Internet Blog Serial Number 12-02-1809-05