Inicio > Historias > Viñeta
~ 2002-06-09

La tarde de final de verano era perfecta, de esas que parece que van a eternizarse en la luz lenta y dorada, cubriendo el paisaje de una sutil costra ambarina. Silvia paseaba por el camino de sedoso polvo amarillo, respirando con placer el aire que olía a tomillo y aulaga recalentados. A su derecha, una ribera empinada bajaba hasta el río, a esas alturas del año fluyendo bajo y desganado entre cañas y matas de hierbas secas encastradas en barro claro. A su izquierda, los bancales construídos con piedras y trozos de ladrillo definían las pequeñas huertas de las afueras del pueblo. Los caquis, redondos y brillantes, de un naranja oscuro imposible, combaban las ramas peladas de los árboles. El olor a fruta pudriéndose en el suelo se mezclaba con los aromas de las hierbas de monte. El efecto era tranquilizador: olor a niñez eterna.

Un poco más adelante, la orilla del río se ensanchaba para acomodar una larga serie de huertecillos minúsculos, delimitados por astrosas cercas de tablas o cartones. Al final de la larga y estrecha tira de tierra fértil, un hombre se encorvaba sobre unos surcos de lechugas jóvenes, escardando malas hierbas con una pequeña azada.

—¡Hilario! —llamó Silvia. Un gesto de saludo con la mano, una sonrisa. El hombre miró hacia arriba, parpadeó, se irguió apoyándose en la azada. Silvia se detuvo al borde del camino.

Hubo un intercambio amable de preguntas por la familia, un par de comentarios sobre el tiempo tan bueno que estaban teniendo.

—Baja —dijo Hilario—, tengo albaricoques, muy buenos.

Silvia bajó por el empinado senderillo que cortaba la ribera como una vena clara en carne verde. Hilario estaba llenando de albaricoques una bolsa de plástico, agujereada y manchada de tierra. Una vez llena hasta casi la mitad con la fruta rosada y amarilla, puso la bolsa bajo el grueso chorro de la fuente que manaba a través de media caña hincada profundamente en la ribera. El agua llenó la bolsa, escapó por los agujeros, arrastró tierra y olor a fruta hasta la pequeña poza que latía bajo el caño.

—Son muy dulces —dijo Hilario, con cierta fanfarronería satisfecha, como si él personalmente hubiera ajustado el dulzor de la pulpa de cada fruta. Tomó un albaricoque y se lo ofreció a Silvia.

—Prueba, verás qué dulces.

Silvia tomó la fruta, la apoyó un instante contra sus labios para sentir el frescor del agua que se adhería en gotitas plateadas a la piel sedosa; luego mordió, y el jugo le llenó la boca junto a la textura tierna y firme a la vez de la pulpa, dulce y sabrosa, el sabor agradablemente enfatizado por la levísima acidez de la piel fina. El hueso cayó entero contra su lengua, seco y suave. Nada le había sabido nunca tan bien, y Silvia se dejó llevar por la perfección inacabable del momento, el sabor del albaricoque en su boca, en su nariz, el murmullo fractal de la fuente, los susurros del seto de detrás de la huerta, lleno de chasquidos y silbidos de pájaros e insectos, la cálida dulzura del sol en su espalda, el aire húmedo y fresco de la fuente en la piel de su cara, el aroma amalgamante y auténtico de la hierba y la tierra mojada.

Un momento perfecto, congelado en el tiempo.


Comentarios (0)
Enviado por Daurmith el 2002-06-09 a las 18:41


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://daurmith.blogalia.com//trackbacks/3628

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.80.10.30 (79e3d8aac5)
Comentario

Ir Arriba


La Biblioteca de Babel (Header)

Enlaces

Archivos
Relatos
Cuadros de Adela Calatayud
Correo de Babel

Feed:
RSS

Últimos Comentarios

  • Maria diaz gomez en La voz de Jeremy Brett
  • Pablo Vásquez en Zafiro y Acero
  • Anónima en Algo termina, algo comienza
  • Armeris en Algo termina, algo comienza
  • Boromir en Algo termina, algo comienza
  • Moria en Algo termina, algo comienza
  • juncal en Espera (para @Divagacionistas)
  • Bonifacio Álvarez en Espera (para @Divagacionistas)
  • Daurmith en Espera (para @Divagacionistas)
  • Bonifacio Álvarez en Espera (para @Divagacionistas)
  • Ir a:

    Mi Barrapunto
    STE
    Homo Webensis
    ARP
    El Paraíso de las
    Matemáticas

    Proyecto Gutenberg
    BLOGALIA
    FoldingAtHome
    La Biblioteca de Babel II


    Bitácoras majas:

    Una cuestión personal
    Cuaderno de bitácora
    Taller literario
    Por la boca muere el pez
    Paraphernalia
    Batiburrillo
    Cadenas bien formadas
    El fondo del asunto
    Karl en el País
    de los Mentirosos

    El Paleofreak
    Fa.Brizio.Info
    A Contraluz
    Magonia
    pjorge.com
    Aaiunea
    Uno por uno...
    La Guarida del Dragón
    Círculo Escéptico
    Pharyngula
    Mekatharra
    Casino y Furcias
    xkcd
    Curioso pero Inútil

    ¡Mis listas de los deseos!
    Amazon.com
    Amazon.co.uk

    Blogalia

    Blogalia

    [Comunidad de la Plumilla]

    IBSN: Internet Blog Serial Number 12-02-1809-05