Inicio > Historias > Volver al retorno
~ 2005-11-14

He perdido ya la cuenta de las veces que me he ido y he vuelto, cual oscura golondrina, y las emociones del viaje han dejado de ser motivo publicable en esta vuestra bitácora, porque qué os voy a contar que no sepáis ya de aeropuertos, equipajes, registros, y la vida pequeñita de los aviones.

Llevo ya dos semanas en suelo patrio, soleándome y mojándome alternativamente, informando de mi llegada a propios y extraños, aireando el piso, matando la nevera, recuperando las buenas costumbres (cafelito, lechuga del mercado, pescado fresco), y tropezando en socavones de las aceras. Vamos, que estoy en casa. Nada es igual, nada ha cambiado, etcétera.

Mi Moleskine, algo deprimida y ajada por tanto trajín, sólo tiene dos notas del viaje de regreso. Una es un breve pero sentido "Qué sueño tengo". La otra es una versión resumida de la anécdota que paso a contaros ahora, porque oye, habrá poco que contar, pero algo hay.

El lugar, Chicago O'Hare (aeropuerto internacional, oig). La hora, ni idea; andaba yo en pie desde las cuatro de la mañana, hora de Oregon, y ya no llevaba control alguno de las zonas horarias que llevaba cruzadas ni de las que me quedaban. Sólo sabía que tenía cosa de dos horas y pico de tiempo hasta el siguiente avión y un hambre que me autofagocitaba, de modo que, mientras recorría los largos pasillos acristalados y acerados y acondicionados, fui buscando algún comedero.

En USA, y más en Chicago O'Hare (aeropuerto internacional, oig), nunca faltan comederos. Los pasillos estaban embaldosados de falso mármol y falso granito y tapizados de aromas culinarios más o menos apetitosos y predominantemente cárnicos. Esquivando enormes cantidades de soldados con uniforme de camuflaje desértico, acabé decidiéndome por un restaurante de aspecto exquisito y carta con ensaladas.

La camarera -pintalabios púrpura, acento neoyorquino y modales maternales- me trajo una pirámide de Keops hecha de lechuga, col y pollo y salsa levemente picantita, que contemplé al principio con espanto pero que luego devoré con agrado. Mientras me aplicaba a la demolición de semejante Himalaya comestible, en la mesa de al lado se sentó un caballero elegante, de barba y pelo plateados y ropa pulcra y cara. La camarera acudió presta y este fue el diálogo que tuvo lugar:

- ¿Qué va a tomar?

- Una cerveza, por favor.

- ¿Me permite la identificación?

Aprovecharé el momento de silencio atónito que siguió para explicar, a quienes aún no lo sepan, que en USA lo de no vender alcohol a menores se toma muy en serio y que a poco que aparentes tener menos de 21 años debes ir carnet de conducir en ristre para que acepten venderte cerveza o similares. Se tiende a errar por exceso, pero yo jamás había visto pedir identificación a alguien tan obviamente mayor de edad. Era un poco como pedírsela a Gandalf.

El caballero, tras la pausa, murmuró un "por supuesto" y ofreció la documentación requerida. La camarera la miró, hizo un rápido cálculo mental a partir de la fecha de nacimiento, asintió breve pero enfáticamente y se retiró. El caballero y yo intercambiamos una mirada cómplice, con esa sonrisa confusa que se nos pone cuando la vida se vuelve surreal sin avisar.

- No parece usted un día mayor de los veintiuno -le aseguré.

- Me han alegrado el día -replicó él, sonriendo.

La cerveza llegó y yo terminé mi ensalada. El aeropuerto nos separó para siempre, pero durante todo el resto del viaje flotó a mi alrededor un aura de divertida irrealidad.


Comentarios (15)
Enviado por Daurmith el 2005-11-14 a las 12:38


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://daurmith.blogalia.com//trackbacks/34706

Comentarios

1
De: Algernon Fecha: 2005-11-14 12:43

Juas. Es que nunca se sabe...

Por cierto, seguro que en el Chicago O'Hare hacen el mejor pollo frito de Illinois. Oig.



2
De: Estefanía Fecha: 2005-11-14 15:30

XDD



3
De: Carlesh Fecha: 2005-11-15 09:41

Me paso lo mismo que al caballero, pero en el aeropuerto de Houston. Ojala hubiera tenido el carnet del Club Super 3 para enseñar.



4
De: vero Fecha: 2005-11-15 11:34

Caspitas!Eres el p.rey de la narrativa!!!(la anecdota también me ha encantado).No se quien eres pero aparte de viajar(que dicen que enrriquece)deberias dedicarte...



5
De: Angel Fecha: 2005-11-16 21:39

¿ Vale el carnet del Partido ?
( Si es " Partido " con mayusculas, se entiende de partido comunista )



6
De: Akin Fecha: 2005-11-16 21:50

XDDDDDDD

No sé, es probable que esa mañana, ese chico se dijese, voy a teñirme el pelo, ponerme una barba postiza, mangarle el traje a mi padre, e irme a comer al aeropuerto... todo para poder pedir una cerveza y que no sospechen.



7
De: Akin Fecha: 2005-11-16 21:51

Ups, últimamente estoy con exceso de comas. Quítense las que no proceden.



8
De: Algernon Fecha: 2005-11-16 22:42

Akin, tampoco es para tanto, sólo sobran dos (tres si nos ponemos quisquillosos)...



9
De: Golan Fecha: 2005-11-17 00:35

Muy buena historia Daurmith, "rey de la narrativa" ;-)



10
De: Akin Fecha: 2005-11-17 11:11

De haberlo revisado habría escrito:

No sé. Es probable que esa mañana ese chico se dijese: "Voy a teñirme el pelo, ponerme una barba postiza, mangarle el traje a mi padre e irme a comer al aeropuerto". Todo para poder pedir una cerveza y que no sospechen.

Y seguramente aún esté mal puntuado.Pero es que últimamente no veas la de comas que pongo para todo, sospecho que meto una coma en todos aquellos lugare en los que en el irc le daría a ENTER. Lo cual es más o menos igual de preocupante.



11
De: Algernon Fecha: 2005-11-17 11:21

Akin, que no es preocupante, coño. ¿Tú crees que un novelista envía un borrador libre de errores a una editorial? Muy pocos.

Equivocarse es humano, y perseverar también. Ale.



12
De: Akin Fecha: 2005-11-17 11:51

Ya, y el primer caso es ver la equivocación y corregirla, que es lo que he hecho.



13
De: Dinobat Fecha: 2005-11-24 15:29

Hola como estás?, me pareció interesante tu blog!, espero volver pronto, saludos,

JD



14
De: Mnemosine Fecha: 2005-11-24 21:33

A mi una vez me pidieron el carner cuando tenia 24 años y esa noche ya no bebí más de la ilusión.



15
De: HED Fecha: 2005-11-28 12:03

Yo recuerdo una noche en la que me pidieron el carné, tenía 23 años, y aunque puede que no aparentara tenerlos, el que me los pidió aparentaba estar en la puerta porque no tenía edad para entrar.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.145.64.172 (3501d9ff79)
Comentario

Ir Arriba


La Biblioteca de Babel (Header)

Enlaces

Archivos
Relatos
Cuadros de Adela Calatayud
Correo de Babel

Feed:
RSS

Últimos Comentarios

  • Jabon Casero en La voz de Jeremy Brett
  • Maria diaz gomez en La voz de Jeremy Brett
  • Pablo Vásquez en Zafiro y Acero
  • Anónima en Algo termina, algo comienza
  • Armeris en Algo termina, algo comienza
  • Boromir en Algo termina, algo comienza
  • Moria en Algo termina, algo comienza
  • juncal en Espera (para @Divagacionistas)
  • Bonifacio Álvarez en Espera (para @Divagacionistas)
  • Daurmith en Espera (para @Divagacionistas)
  • Ir a:

    Mi Barrapunto
    STE
    Homo Webensis
    ARP
    El Paraíso de las
    Matemáticas

    Proyecto Gutenberg
    BLOGALIA
    FoldingAtHome
    La Biblioteca de Babel II


    Bitácoras majas:

    Una cuestión personal
    Cuaderno de bitácora
    Taller literario
    Por la boca muere el pez
    Paraphernalia
    Batiburrillo
    Cadenas bien formadas
    El fondo del asunto
    Karl en el País
    de los Mentirosos

    El Paleofreak
    Fa.Brizio.Info
    A Contraluz
    Magonia
    pjorge.com
    Aaiunea
    Uno por uno...
    La Guarida del Dragón
    Círculo Escéptico
    Pharyngula
    Mekatharra
    Casino y Furcias
    xkcd
    Curioso pero Inútil

    ¡Mis listas de los deseos!
    Amazon.com
    Amazon.co.uk

    Blogalia

    Blogalia

    [Comunidad de la Plumilla]

    IBSN: Internet Blog Serial Number 12-02-1809-05