Inicio > Historias > El cazador
~ 2002-04-18

Se conoce a John Hunter como el padre de la cirugía científica. No sin razón; sus contribuciones fueron muy importantes. Entre otras cosas, a él debemos que las bicúspides se llamen bicúspides, y demás nomenclatura dental. Ya se sabe que nombrar las cosas es un acto de gran poder.

La pasión de John Hunter era la anatomía. Estamos en el siglo XVIII y no es fácil procurarse cadáveres. De hecho, es una ocupación difícil y no extenta de riesgo, y los familiares de los decesos no se lo tomaban lo que se dice bien. Los procuradores de cadáveres no eran muy bien vistos, pero Hunter era un cliente ávido y muy dispuesto. De hecho, su avidez por los cadáveres era algo más que amor al trabajo y llegaba a incomodar a sus colegas. En realidad, llegaba incluso a amenazar con matar a alguno de ellos para poder hacerse con un buen ejemplar, fresco del día.O'Brien, riendo el último. El esqueleto pequeño de al lado no es el de Hunter, que se pudrió del todo

A la vez, en Londres vivía un joven de veintipocos años llamado O'Brien. Se ganaba la vida exhibiéndose a los curiosos, porque este jovencito sobrepasaba con comodidad los dos metros y medio de estatura: un auténtico gigante. Y el sueño de un anatomista.

O'Brien adquirió un asiduo visitante en la persona de Hunter, que le miraba con ojillos ávidos, calculadores. Me imagino al joven gigante, amable y sociable, amigo de las juergas y de la gente, siendo perseguido a todas partes por el cirujano, que le estudiaba de lejos con la mirada de un gato a la vista del canario. O'Brien sabía por qué Hunter estaba tan interesado en él. El propio Hunter se lo dijo, fríamente: "Te quedan uno o dos años. Cuando mueras, légame tu cadáver". Y desde entonces estuvo atento a las idas y venidas de O'Brian, que en los dos años que le quedaban de vida ya no pudo librarse de la sombra de ojos penetrantes que esperaba su turno con gélida paciencia, insensible al terror que inspiraba en el hasta entonces despreocupado gigante.

El esqueleto de O'Brien se exhibe hoy día en el Hunterian Museum.


Comentarios (0)
Enviado por Daurmith el 2002-04-18 a las 23:22


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://daurmith.blogalia.com//trackbacks/3467

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.156.32.80 (c4358d7f59)
Comentario

Ir Arriba


La Biblioteca de Babel (Header)

Enlaces

Archivos
Relatos
Cuadros de Adela Calatayud
Correo de Babel

Feed:
RSS

Últimos Comentarios

  • west elm en Impedimentos
  • Maria diaz gomez en La voz de Jeremy Brett
  • Pablo Vásquez en Zafiro y Acero
  • Anónima en Algo termina, algo comienza
  • Armeris en Algo termina, algo comienza
  • Boromir en Algo termina, algo comienza
  • Moria en Algo termina, algo comienza
  • juncal en Espera (para @Divagacionistas)
  • Bonifacio Álvarez en Espera (para @Divagacionistas)
  • Daurmith en Espera (para @Divagacionistas)
  • Ir a:

    Mi Barrapunto
    STE
    Homo Webensis
    ARP
    El Paraíso de las
    Matemáticas

    Proyecto Gutenberg
    BLOGALIA
    FoldingAtHome
    La Biblioteca de Babel II


    Bitácoras majas:

    Una cuestión personal
    Cuaderno de bitácora
    Taller literario
    Por la boca muere el pez
    Paraphernalia
    Batiburrillo
    Cadenas bien formadas
    El fondo del asunto
    Karl en el País
    de los Mentirosos

    El Paleofreak
    Fa.Brizio.Info
    A Contraluz
    Magonia
    pjorge.com
    Aaiunea
    Uno por uno...
    La Guarida del Dragón
    Círculo Escéptico
    Pharyngula
    Mekatharra
    Casino y Furcias
    xkcd
    Curioso pero Inútil

    ¡Mis listas de los deseos!
    Amazon.com
    Amazon.co.uk

    Blogalia

    Blogalia

    [Comunidad de la Plumilla]

    IBSN: Internet Blog Serial Number 12-02-1809-05