Inicio > Historias > Relatividad
~ 2005-05-02

CalmaNo es un secreto para nadie, y tampoco es la primera vez que se dice, que el tiempo transcurre de manera diferente en las ciudades que en los pueblos. Ni es tampoco un hecho que tenga mucho que ver con Einstein, pero es igualmente cierto.

Por eso, cuando me vengo al pueblo, nada más bajar del tren ya se me posa sobre la piel, a pinceladas de brisa, una capa sedosa de tiempo tranquilo, y por muchas ganas tenga de llegar a casa suelo recrearme en cada paso del breve, brevísimo trayecto. Y menos mal, porque si no lo hubiera hecho, me habría perdido esta perla.

Os pongo un poco en situación, ¿vale? De la estación al centro neurálgico del pueblo hay quizá cinco minutos escasos, y eso si no te das prisa alguna. A mitad de camino está el Ayuntamiento, en una bonita villa recién remozada. Toda esa calle tiene anchas aceras nuevas pavimentadas de baldosas rosadas, farolas de hierro forjado, y bancos de estilo modernista para sentarse a descansar y disfrutar un rato de la dulzura de estos días cálidos de sol amelocotonado.

En uno de estos bancos había sentadas dos parejas de mediana edad. Estaban muy serios, mirando al frente, en silencio, formando un friso-homenaje a los años cincuenta mientras yo me acercaba. Y justo cuando estaba pasando por delante, uno de los hombres resopló con el aire de quien se dispone a acometer una difícil tarea, se dio una palmada en los muslos, se levantó, y miró a sus hieráticos compañeros de banco.

- Bueno, qué - preguntó con aire decidido-, ¿vamos para el pueblo?

Según todas las definiciones urbanísticas que en el mundo han sido, no había manera humana de que no estuvieran ya en el pueblo. Cien metros más allá de donde estaban ellos se encuentra la plaza, con el olmo de casi trescientos setenta años que nos sirve a todos de corazón. Pero así son las distancias cuando pasan por el tamiz del tiempo relativo del Alto Palancia; las tardes se alargan como gotas de miel, y traen con ellas una sensación de atemporalidad que convierte dos minutos de paseo en casi una experiencia vital.

Seguí mi camino con una sonrisa aligerándome los pasos, doblé el recodo de la calle, y cincuenta metros de vida serena más tarde estaba en casa, arropada en un mundo tan pequeño, tan hondo, y -a su manera- tan extraño y evocador como cualquiera de las singularidades espaciotemporales que nos regala el Universo. Y es que, a veces, lo que tenemos más cerca es tan difícil de entender como lo que tenemos más lejos.


Comentarios (6)
Enviado por Daurmith el 2005-05-02 a las 20:57


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://daurmith.blogalia.com//trackbacks/29359

Comentarios

1
De: Algernon Fecha: 2005-05-02 21:00

Y más que se alargan las tardes con un vasito de horchata fresquita :D



2
De: Crystal Fecha: 2005-05-04 02:34

No te puedes hacer una idea de lo tranquila que me siento después de haber leído tan agradable paseo. Adoro las realidades paralelas en las que todo está inundado de calma.

Algernon, mmm, qué rica :P



3
De: Kheledul Fecha: 2005-05-05 15:58

Que cosas, precisamente el otro dia me acordé de mis estancias "pueblerinas" y lo que echaba de menos esa sensación que describes.



4
De: Daurmith Fecha: 2005-05-10 17:23

Kheledul, es que es una de las cosas que más se recuerdan. A no ser que vayas en pleno verano o en fiestas, claro. ;-)



5
De: lomo Fecha: 2005-05-10 23:38

en cuanto los ninios de las motitos con tubarrrrrrrrom rrrrooom me dejen, te prometo que dejaré de oir la tarde de primavera en el pueblo, para pasar a "escucharla". La foto, como el martini, invita...



6
De: Un Elucubrador Fecha: 2005-05-11 22:39

Hola, te pedimos que visites nuestro blog y nos comentes algo sobre lo
que en el planteamos. http://elucubradores.blogspot.com/

Un saludo,
Unos de los elucubradores.

PD: Te agradeceríamos mucho que nos ayudases a difundir nuestro blog:
http://elucubradores.blogspot.com/



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.167.232.42 (e987cdd437)
Comentario

Ir Arriba


La Biblioteca de Babel (Header)

Enlaces

Archivos
Relatos
Cuadros de Adela Calatayud
Correo de Babel

Feed:
RSS

Últimos Comentarios

  • west elm en Impedimentos
  • Maria diaz gomez en La voz de Jeremy Brett
  • Pablo Vásquez en Zafiro y Acero
  • Anónima en Algo termina, algo comienza
  • Armeris en Algo termina, algo comienza
  • Boromir en Algo termina, algo comienza
  • Moria en Algo termina, algo comienza
  • juncal en Espera (para @Divagacionistas)
  • Bonifacio Álvarez en Espera (para @Divagacionistas)
  • Daurmith en Espera (para @Divagacionistas)
  • Ir a:

    Mi Barrapunto
    STE
    Homo Webensis
    ARP
    El Paraíso de las
    Matemáticas

    Proyecto Gutenberg
    BLOGALIA
    FoldingAtHome
    La Biblioteca de Babel II


    Bitácoras majas:

    Una cuestión personal
    Cuaderno de bitácora
    Taller literario
    Por la boca muere el pez
    Paraphernalia
    Batiburrillo
    Cadenas bien formadas
    El fondo del asunto
    Karl en el País
    de los Mentirosos

    El Paleofreak
    Fa.Brizio.Info
    A Contraluz
    Magonia
    pjorge.com
    Aaiunea
    Uno por uno...
    La Guarida del Dragón
    Círculo Escéptico
    Pharyngula
    Mekatharra
    Casino y Furcias
    xkcd
    Curioso pero Inútil

    ¡Mis listas de los deseos!
    Amazon.com
    Amazon.co.uk

    Blogalia

    Blogalia

    [Comunidad de la Plumilla]

    IBSN: Internet Blog Serial Number 12-02-1809-05