Inicio > Historias > Dos segundos
~ 2004-11-30

Poco más o menos. La cosa ha sido así:

Los armarios de la cocina de mi piso no son empotrados ni tonterías de esas y tienen, por tanto, un espacio arriba que puede servir como estante de emergencia para cosas que se usan poco o nada. Tengo muchas de esas, pero por alguna razón no han ido a parar ahí; sólo hay un par de bandejas de plástico de esas profundas, de cuando tenía gata. Hasta ahí bien.

Una de esas bandejas está ligeramente ladeada y sobresale un poco. Además, sobresale justo por encima de la hoja derecha de la puerta de armario; es la que abro con más frecuencia, porque es la que alberga los vasos, las tazas de café, y el tazón del desayuno. Seguimos bien.

Los armarios, hechos a mano en una carpintería del barrio, no ofrecen alharacas de diseño pero cumplen su función; son, a grandes rasgos, cajones de aglomerado blanco con puertas y tiradores azules, sujetos a la pared. Las hojas de las puertas quedan al mismo nivel que el borde superior de los armarios, no hay biseles ni cosas así, ¿me siguen? Vale.

Cada vez que abro esa puerta de armario a la que me he referido antes, el borde superior de la hoja roza contra el borde inferior de la bandeja profunda de plástico. Es un roce leve que provoca poco rozamiento y no obstruye en absoluto el juego de las bisagras. Me bastaría con arriesgar mi cuello encaramándome al banco de la cocina, desplazar la bandeja quince centímetros hacia el fondo, y no habría más roce. Pero, ya digo, no es algo especialmente molesto y siempre lo dejo para otro momento. Ya se va viendo por dónde voy, ¿verdad?

Por alguna razón, la puerta del armario no siempre roza con la bandeja; debe estar en función de una leve holgura de las bisagras y de la dirección del par de fuerzas que aplico sobre el tirador. El caso es que a veces roza y a veces no; y yo tampoco presto atención a cualquiera de los dos eventos.

Vale. Tras la explicación del decorado, por así decir, pasemos a la acción. Heme aquí dispuesta a preparar algo de cena. Necesito para ello algunos recipientes y adminículos que se encuentran en el armario de la cocina. Abro, saco, cierro. Vaya, me he olvidado de tal cosa. Abro, saco, cierro. Ah, sí, un vaso también. Abro.

En retrospectiva, me doy cuenta de que lo que ha pasado es que la bandeja había alcanzado un equilibrio inestable, o quizá un estado metaestable, sobre el borde del armario. Y uno de los roces de la puerta del armario ha superado el umbral, o ha hecho tonterías con el centro de gravedad, o ha jugueteado con las proporciones de la ley de la palanca, o cualquier otra cosa muy física y predecible según las leyes de Newton.

La bandeja cae, de canto. Mi visión periférica y mis sentidos del tacto (mis dedos sobre el pomo de la puerta) y del oído me dicen que está pasando algo. Mi cerebro empieza a poner en marcha un mecanismo de emergencia, y se acumulan potenciales de acción llevados por mi sistema nervioso hasta mis músculos.

Pero los potenciales de acción son comparativamente lentos y para entonces la bandeja, que sólo tiene un trayecto corto que recorrer -ni siquiera suficiente como para que adquiera velocidad terminal- ya ha encontrado el primer obstáculo en su camino: el jarro del agua.

Es un jarro de agua de esos con filtro dentro y tapa por encima. La bandeja cae de canto sobre él, y el ángulo de incidencia es tal que, pese a su fondo antideslizante, el jarrón acusa el impacto y transfiere la energía del mismo en un movimiento tal que de nuevo otro centro de gravedad se ve desbaratado, en este caso el del jarro, que se vuelca hacia mí. En este punto de los acontecimientos están pasando dos cosas a la vez:

Los potenciales de acción de mis neuronas se han resuelto por fin, primero en un respingo totalmente inútil, y luego en un movimiento reflejo que intenta apartar mi cuerpo de un impacto cuya dirección y fuerza no está nada clara. Por una de esas, el movimiento va bien encaminado, porque me hubiera apartado de los efectos del choque -aunque lo tenía fácil porque, con el banco de la cocina delante de mí, el abanico de opciones de retirada estaba muy limitado-.

A la vez, el jarro, que contiene en su reservorio superior cosa de medio litro de agua fresca pre-filtrada, y algo más de un litro de agua filtrada en el reservorio inferior, cae. El líquido del reservorio inferior, que baja el centro de gravedad del conjunto y que además tiene un poco más de inercia que el jarro que lo alberga, hace que la caída sea algo más lenta de lo normal. El líquido del reservorio superior, sin embargo, cuando el jarro se ladea lo bastante, choca contra la tapa del jarro, que está diseñada para abrirse con suma facilidad. La tapa del jarro se abre, por tanto, con suma facilidad, dejando escapar el líquido que hasta el momento contenía.

Mientras el agua hace esto, mi cuerpo sigue alejándose del banco, impulsado por una contracción muscular involuntaria a la que ya empiezan a ayudar algunas contracciones nerviosas voluntarias un poco avispadas que acaban de darse cuenta de lo que está pasando. Por alguna razón, el agua del jarro, que lleva aún energía cinética transmitida por el choque de la bandeja, es más rápida. Parte de ella alcanza la periferia de mi ropa, mientras el resto, obedeciendo de nuevo a leyes físicas y tal, se derrama por el banco y el suelo y gasta el resto de su energía en calentarse un poquito y esparcirse por donde la inclinación del suelo le deja.

A todo esto, el movimiento reflejo que casi ha evitado la colisión entre agua y camisa ha enviado señales que han puesto en movimiento mi cuerpo entero; para contrarrestar el impulso brusco hacia atrás de mis piernas, mi torso se ha inclinado un poco hacia delante y mis brazos, saliendo disparados hacia los lados, han trazado sendos arcos amplios y rápidos en direcciones opuestas.

Aún no ha terminado de caer toda el agua derramada del jarro, y algunas gotas caídas en mi camisa aún retienen la suficiente tensión superficial como para no empapar las fibras de tela. Mi brazo derecho, al trazar el arco antes descrito, choca directamente con el exprimidor (tengo una cocina muy pequeñita). La fuerza es suficiente como para volcar el exprimidor, que está muy cerca del borde del banco porque no hay otro sitio donde ponerlo si quiero que el cable llegue hasta el único enchufe de la cocina. El exprimidor gira sobre su eje mientras cae, y las tres piezas (pera exprimidora, elemento filtrador, y tapa que lo cubre todo) se desprenden e inician caída por libre.

El impacto en mi mano y la súbita interrupción de presión sobre ella me alertan de que he tirado algo. Un nuevo movimiento reflejo se superpone al primero, apenas terminado, pero esta vez mi cuerpo no sabe muy bien para dónde tirar, amén de estar mal posicionado para hacerlo. Por algún motivo, en esta ocasión mi cerebro funciona a la suficiente velocidad como para darme cuenta enseguida de lo que ha pasado, y también de que no voy a poder evitar la caída del exprimidor.

Las piezas sueltas del exprimidor llegan al suelo con estrépito. El exprimidor queda colgando del enchufe, que por una de esas no se rompe. Yo me recobro de la segunda contracción muscular involuntaria. El agua termina de empapar las fibras de mi camisa y alcanza la piel de mi estómago. Está fría. Para transmitir eso los potenciales de acción no tardan nada.

Las piezas del exprimidor terminan de rodar por el suelo con un rlnrlnrlnrln muy de dibujos animados. Yo rescato el resto del exprimidor de su precaria posición, me apoyo en el banco y respiro hondo, dos veces, mientras la adrenalina deja de fluir. El agua derramada termina de extenderse por las junturas de las baldosas. La bandeja me mira con cara de no haber roto un plato en su vida. Cosa que, para ser justos, no ha hecho.

Dos segundos, si llega. A veces el lenguaje es una herramienta torpe, torpe.


Comentarios (26)
Enviado por Daurmith el 2004-11-30 a las 01:00


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://daurmith.blogalia.com//trackbacks/23804

Comentarios

1
De: Yam Fecha: 2004-12-01 00:52

Ya he ido a por el sombrero para quitármelo.

Chapeau!

P.S.: Atenta al agua del suelo; puede surgir algún Gato de Bélmez ;-)



2
De: Luiyo Fecha: 2004-12-01 01:22

jajajjajaja que risas jajajjaja

Me duele la tripa de reirme, voy a revisar los altos de todos los armarios de mi casa :D:D



3
De: Eleder Fecha: 2004-12-01 09:51

Como sigas con posts tan impresionantes, corres el riesgo de que Borjamari te vuelva a poner en los que Suben, te advierto :D



4
De: eledhwen Fecha: 2004-12-01 10:23

Yo creo que sí lo podrías haber descrito con gran precisión y más brevemente pero, la verdad, dudo mucho que hubiera resultado tan gráfico. XD



5
De: El forastero Fecha: 2004-12-01 11:20

Quizás algo así:

tjjjj tucun, splash, aaaah, pucorlnrlnrlnrlnrln, fui, fui, fui.



6
De: gus Fecha: 2004-12-01 11:46

Una chica con suerte. Lo mío , desde el mismo punto de partida, fué la tapa de una olla a presión.
Por suerte yo tengo, en vez de reservorio, depósito. ;)



7
De: Daurmith Fecha: 2004-12-01 12:04

Forastero X´-DDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD. ¿El fui fui fui soy yo respirando? ¡Eso es economía de medios!

gus, no sé si quiero saberlo. ¿"Por suerte"? Dos puntos, guión, 'o' mayúscula.



8
De: abel Fecha: 2004-12-01 13:18

muy gráfico y bueno ;)
A mí se me callo toda la parte superior de la cocina al abrir una puerta.
Fue como en los dibujos animodos, abres la puerta se desprende toda la parte superior, y te quedas 30 o 40 segundos sin moverte. Un par de minutos llega un colega ¿que ha pasado?, nada, nada vamos a cenar



9
De: Ramón Fecha: 2004-12-01 14:44

!Que estupenda concatenación de causas-efectos¡. Toda la Mecánica, Estática y Dinámica, en juego. !Ah, y con la Cinemática incluída, en dos segundos¡
Eso es explicar, y no contar lo que pasa. Y sí, el lenguaje es a veces tan pobre (o mejor dicho, tan lento). Pero si se cuenta así, queda compensado. Saludos



10
De: Crystal Fecha: 2004-12-01 18:33

Jajaja, eres increíble, Daurmith XDDDDD

Mira que olvidar que la Física es omnipresente... A veces tenemos que recordarnos unos a otros que la verdadera gobernadora del mundo es la ladina Gravedad, con todas sus consecuencias ;P



11
De: Noradrex Fecha: 2004-12-01 20:48

Riete tu del "Bullet Time" de Matrix y de las pelis de John Woo.



12
De: Akin Fecha: 2004-12-01 20:57

Bueno, hay otros medios, podrías repetir la jugada con alguien filmándote.

Pero lo cuentas de una forma tan deliciosa que no sería lo mismo, jamás :-)



13
De: Alós Fecha: 2004-12-02 00:50

Sorprendente...

Te conozco, y aún así, me sorprende...

¿Cómo narrarías un partido de futbol sin que se terminara la liga?

Un saludín



14
De: gus Fecha: 2004-12-03 10:11

Dos puntos, en el cuero cabelludo. ;)



15
De: Dem Fecha: 2004-12-03 12:58

Noradrex se me ha adelantado. Esto es Bullet Time literario.

Muy bueno!



16
De: Daurmith Fecha: 2004-12-04 16:28

¡Gracias a todos! Para los preocupados, el agua no dejó gatos de Belmez en el suelo, la sequé toda, el jarro no sufrió daños, la bandeja volvió a su sitio pero sin sobresalir, y la camisa se secó. Y yo no me he resfriado por la mojadura de tripa. Bien está lo que bien acaba.



17
De: Judas Fecha: 2004-12-06 13:03




¡Vaya! Es como Matrix pero sin aburrir y sin metafísicas baratas.

He tenido los músculos en tensión durante el par de minutos que duran estos dos segundos.




18
De: eledhwen Fecha: 2004-12-08 21:24

Claro que no dejó belmeces el agua. Todo el mundo sabe que se fabr... se producen con aceite.



19
De: unanada Fecha: 2004-12-10 03:33

sencillamente ejemplar



20
De: [Quique] Fecha: 2004-12-10 20:01

A veces el lenguaje es realmente torpe, si, pero es evidente que esta vez no lo ha sido. Has creado una bonita paradoja.

Btwn, si hubieras explicado antes lo de la bandeja q sobresalía, te hubiésemos dicho por experiencia lo q iba a pasar.



21
De: emelyn Fecha: 2004-12-13 01:30

hola como estas ojala bien



22
De: Daurmith Fecha: 2004-12-13 11:13

Hola, emelyn. Yo bien. ¿Y tú?



23
De: Raddle Fecha: 2004-12-14 21:38

Hay días en los que no hay nada relevante que destacar como es hoy, día festivo en lo laboral pero dedicado a ordenar el caos en donde habito y cuando crees que has pasado un día de lo más anodido y cansado (¡cuanto cuesta ordenar y lo poco que se tarda en desordenar!) navegando en la red, encuentras un escrito que te hace reir a carcajadas y te reconcilias con el mundo. Muchas gracias, Daurmith, por hacer lo pequeño grande.



24
De: devil diavolo Fecha: 2005-02-04 00:24

... a mi por una cosa parecida me despidieron del trabajo y de la ciudad donde vivia y me dejo mi pareja por ese orden ....y tan solo por lo sucedido en medio nanosegundo...ejem!
tan solo por producir una caida masiva de herramientas que estaban bien aseguradas en un cajon en la pared que a su vez cayo sobre un cajon esta vez electrico que a su vez...y todavia no me explico aun como! produjo un cortocircuito
que desembocó en un tremendo incendio ....lo mejor las caras de todos je je je...sobretodo la mia en el primer momento sniff saludos guapa
tu blog fue de lo mas EDIFICANTE
SALUDOS A TOD@S JOSE LUIS DIA VOLO



25
De: jk Fecha: 2007-06-15 01:07

kj



26
De: hjjgjhjgjhjgjhgjhgjhgjghjghjghjhgjghjgjhjhgjghjghj Fecha: 2007-06-15 01:08

hjhgjghjhjhgjghjhjhgjhjhgjghjghjghjhjgjghjghjhjhjghjghjghjghjghjghjhgjgfjhgjghjghjgnhgjhgjhjhjhgjhjhjhgjghjghjhgjghjghjhjhgjgjhjgjhjhgjgjghjgjghjhjgjgjghg



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.162.168.187 (a987917922)
Comentario

Ir Arriba


La Biblioteca de Babel (Header)

Enlaces

Archivos
Relatos
Cuadros de Adela Calatayud
Correo de Babel

Feed:
RSS

Últimos Comentarios

  • Pablo Vásquez en Zafiro y Acero
  • Anónima en Algo termina, algo comienza
  • Armeris en Algo termina, algo comienza
  • Boromir en Algo termina, algo comienza
  • Moria en Algo termina, algo comienza
  • juncal en Espera (para @Divagacionistas)
  • Bonifacio Álvarez en Espera (para @Divagacionistas)
  • Daurmith en Espera (para @Divagacionistas)
  • Bonifacio Álvarez en Espera (para @Divagacionistas)
  • Daurmith en Espera (para @Divagacionistas)
  • Ir a:

    Mi Barrapunto
    STE
    Homo Webensis
    ARP
    El Paraíso de las
    Matemáticas

    Proyecto Gutenberg
    BLOGALIA
    FoldingAtHome
    La Biblioteca de Babel II


    Bitácoras majas:

    Una cuestión personal
    Cuaderno de bitácora
    Taller literario
    Por la boca muere el pez
    Paraphernalia
    Batiburrillo
    Cadenas bien formadas
    El fondo del asunto
    Karl en el País
    de los Mentirosos

    El Paleofreak
    Fa.Brizio.Info
    A Contraluz
    Magonia
    pjorge.com
    Aaiunea
    Uno por uno...
    La Guarida del Dragón
    Círculo Escéptico
    Pharyngula
    Mekatharra
    Casino y Furcias
    xkcd
    Curioso pero Inútil

    ¡Mis listas de los deseos!
    Amazon.com
    Amazon.co.uk

    Blogalia

    Blogalia

    [Comunidad de la Plumilla]

    IBSN: Internet Blog Serial Number 12-02-1809-05