Inicio > Historias > Efectos del frío
~ 2003-11-05

Hace un frío que pela. Está pelando desde Halloween, pero la verdad es que a estas alturas ya deberíamos estar todos en los huesos. Frente polar. Los pingüinos tomando puntos estratégicos de la ciudad, y jugando al mus en los semáforos. Yo asomando la puntita de la nariz entre capas y capas de jerseys, abrigos, bufandas y gorros, y los nativos, en chancletas y mangas de camisa. Aumento desmesurado del uso del hervidor de agua en el lab para preparar reconfortantes tés, a los que nos abrazamos con fruición y grave riesgo de quemadura.

En este contexto, volvía yo del Memorial Union, bien envueltita y acunando un café, cuyo vapor servía para protegerme la nariz del frío cortante. Quiere esto decir que iba yo un poco hundida en mí misma, mirando hacia abajo y confiando en mi oído para esquivar cualquier obstáculo o enemigo vil que me pudiera atacar en los bien cuidados senderos de cemento del Quad, helado, gris y vacío.

El balido me pilló totalmente por sorpresa.

"¡Maaaah!" sonó otra vez la voz, rompiéndose al final en un quiebro al falsete muy poco ovejil. Enjugándome el café que me había salpicado las manos, busqué la oveja.

Era rubia, gordita, y vestida con el atuendo corvallense típico para el frío polar: camiseta, pantalón de algodón, y chancletas de tira. Llevaba las uñas de los pies pintadas de azul pavo real. Estaba sentada en uno de los escasos bancos de madera que rodean el Quad, indiferente al frío y al mundo, con las orejas eficazmente cubiertas por unos auriculares de última generación. Un cable desaparecía en su mochila, conectado a cualquier tipo de reproductor musical que se puedan imaginar. Fuera cual fuera, llevaba el volumen al máximo. Lo sé porque hasta mí llegaba el rumor chasqueante y levemente insectoide de la música que, al parecer, le resultaba tan conmovedora que tuvo que unir su garganta a la del artista, ocasionando con ello los balidos que me costaron el susto y los quince centavos de café que ahora se secaban sobre mi mano.

"¡Maaa-aa-ah-ahhhh!", insistía ahora, en trance, moviendo la cabeza al compás, sin percatarse de mi presencia. Había una nota en algún lado de sus esfuerzos, pero se le escapaba traviesamente. Debía ser una canción realmente arrebatadora, si motivaba a la audiencia a enfrentarse a una tarde de cuchillos para poder cantar a coro. Bueno, al menos hacer algo a coro.

A estas alturas, yo me estaba helando viva. Pero no podía resistirme al espectáculo. La cantant... la chica seguía en su mundo interior, con los ojos cerrados, tocando reverentemente los auriculares para mejorar la futura perforación de tímpano.

"¡Yúuuu-uuuu-uuuhhhh!", decía ahora la letra. Todas las letras estadounidenses dicen "yú", es un poco la marca de fábrica. La chica estaba extrayendo todas las posibilidades expresivas a la sílaba, aunque nuevamente, por desgracia, la nota se le mostraba esquiva. Rondaba cerca, pero no acababa de aparecer en escena. En cierto modo era un fascinante ejercicio en exploración de nuevas inarmonías.

Ciertos sutiles indicios me decían que la canción estaba cerca de su final, y no quería que el objeto de mi atención fuera consciente de ella. Hubiera sido un poco violento. Así que suspiré, bebí un trago de café ya apenas tibio (treinta segundos en el exterior bastan, hoy, para pasar de ebullición a congelación), y seguí camino.

"¡Ooo-oo-oohhhhh!", se oyó detrás de mí, en un aterrador glissando descendente para el que los pulmones de la intérprete no estaban preparados. El intento de nota murió en una serie de crujidos asmáticos y un jadeo, y yo, colmado mi aguante, aceleré el paso de vuelta al laboratorio.


Comentarios (13)
Enviado por Daurmith el 2003-11-05 a las 09:54


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://daurmith.blogalia.com//trackbacks/12702

Comentarios

1
De: Daurmith Fecha: 2003-11-05 17:54

Estas chicas mediterráneas... cualquier cosa les parece frío :-)



2
De: Pippa Fecha: 2003-11-05 18:10

Pippa, Pippa... mi nick es Pippa y no Daurmith.. dios, menudo día me espera, voy a tomarme un par de cafés a ver si despierto.



3
De: Algernon Fecha: 2003-11-05 18:15

Buenísimo :D

Todas las chicas americanas son rubias y gorditas, yo creo



4
De: Rigel Fecha: 2003-11-05 19:17

Creo que ha conseguido usted, querida Daurmith, transmitir en su escrito el ambiente. Muy logrado.



5
De: el paseante Fecha: 2003-11-05 20:10

Ambiente de pesebre, cabe entender...



6
De: Paco Penas de DORVISOU Fecha: 2003-11-05 22:02

Esas cosas intranscendentales que suceden todos los dias y que nos pueden servir de atenuante contra el fastidio....¡ Oiga, miss Daurminth! con tanto hielo y frio me ha constipado.



7
De: Crystal Fecha: 2003-11-05 23:12

Jajajaja, buenísimo, sencillamente genial.
Propóngala para OT, seguro que se gana el cariño de todos con su conmovedora forma de ¿cantar? y nos martiriza, digo, ameniza los veranos con curiosas interpretaciones....por decir algo ;P



8
De: Gonzalo Fecha: 2003-11-06 02:32

¡Uf, que frio!



9
De: la araña de las palabras Fecha: 2003-11-07 15:43

Acabo de conocer tu blog, y te felicito por él. La verdad es que podría haber comentado casi cualquier post (el del Día de la Liberación Femenina es simplemente genial), porque me han gustado mucho los que he leído...
Cun tu permiso incluiré un link a tu página en la araña, porque mereces ser leída ;-)
Un abrazo largo



10
De: Ole Fecha: 2003-11-11 04:55

A mí me ha llamado la atención que un día hablases del ritual de los cubitos de hielo (e incluso del nitrógeno líquido) en el laboratorio, y otro del uso alternativo del hervidor de agua.
Y me pregunto... ¿podría resultar útil dejar a los bichitos cuya actividad metabólica se quiere reducir en la calle, y ahorraríais paseos a por los cubitos de hielo?



11
De: Daurmith Fecha: 2003-11-12 10:18

¡Gracias, araña! Es un honor :)

Ole: se podría, pero por mucho frío que haga fuera, no llega a los necesarios veinte bajo cero. Mucho menos a los ochenta bajo cero que hacen falta otras veces. Celsius, faltaría más. Los Fahrenheit que se vayan a paseo.



12
De: jose Fecha: 2003-12-13 00:55

¿Qué es "glissando"?



13
De: Daurmith Fecha: 2003-12-13 01:41

Glissando:
Efecto obtenido con los instrumentos de teclado y con el arpa al hacer resbalar con mucha rapidez los dedos sobre las teclas/cuerdas; el efecto también puede conseguirse con el arco de los instrumentos de cuerda.


Y, añado yo, con la voz.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.196.47.128 (9844182e45)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

Ir Arriba


La Biblioteca de Babel (Header)

Enlaces

Archivos
Relatos
Cuadros de Adela Calatayud
Correo de Babel

Feed:
RSS

Últimos Comentarios

  • Lylian en La voz de Jeremy Brett
  • El buen finlandes en Espera (para @Divagacionistas)
  • Alicia en La voz de Jeremy Brett
  • María Del Mar Márquez en La voz de Jeremy Brett
  • Maria en La voz de Jeremy Brett
  • María Del Mar Márquez en La voz de Jeremy Brett
  • Maria diaz gomez en La voz de Jeremy Brett
  • Pablo Vásquez en Zafiro y Acero
  • Anónima en Algo termina, algo comienza
  • Armeris en Algo termina, algo comienza
  • Ir a:

    Mi Barrapunto
    STE
    Homo Webensis
    ARP
    El Paraíso de las
    Matemáticas

    Proyecto Gutenberg
    BLOGALIA
    FoldingAtHome
    La Biblioteca de Babel II


    Bitácoras majas:

    Una cuestión personal
    Cuaderno de bitácora
    Taller literario
    Por la boca muere el pez
    Paraphernalia
    Batiburrillo
    Cadenas bien formadas
    El fondo del asunto
    Karl en el País
    de los Mentirosos

    El Paleofreak
    Fa.Brizio.Info
    A Contraluz
    Magonia
    pjorge.com
    Aaiunea
    Uno por uno...
    La Guarida del Dragón
    Círculo Escéptico
    Pharyngula
    Mekatharra
    Casino y Furcias
    xkcd
    Curioso pero Inútil

    ¡Mis listas de los deseos!
    Amazon.com
    Amazon.co.uk

    Blogalia

    Blogalia

    [Comunidad de la Plumilla]

    IBSN: Internet Blog Serial Number 12-02-1809-05