Inicio > Historias > Prolegómenos
~ 2003-11-04

Cada día empieza con sus rituales mañaneros, que siguen un cierto patrón organoléptico. En casa es el ruido de la cisterna, el gluglú de la leche al caer en el tazón, los golpes secos y agudos de loza contra loza, el reniego indistinto cuando te cae al suelo la tostada, con la mermelada hacia abajo.

En el laboratorio lo que tiene lugar es una especie de baile en busca del frío.

En mi tipo de trabajo la mayoría de los experimentos requieren temperaturas bajas. O muy bajas. O bajísimas. Más que nada porque trabajas con cosas que a 37 ºC se encuentran muy a gusto, y como no quieres que empiecen a hacer lo suyo hasta que lo hayas preparado todo bien, mientras dispones las cosas necesitas un lugar frío, y a mano. De modo que el día, en el laboratorio, empieza con el acarreo de hielo.

La escena es casi pastoril. Allá vamos todos, escalonados, aún con carita de sueño, llevando un cubito a la sala donde está la máquina de hielo. Son cubitos muy monos, de una especie de goma dura, en diversos grados de deterioro. Los hay negros, rojos, y verdes. Tienen unas tapas que parecen sombreros chinos y que se usan poco; suelen acabar acumulando polvo grasiento en un rincón. Los llenas de hielo picado con una paleta, y hacen crrruusss crrruusss al llenarse. Cuando los llevas de vuelta, ya no es con la fácil presa de dos dedos, sino abrazaditos contra el pecho o bucólicamente apoyaos en la cadera, como los nardos.

Así que por las mañanas es un trasiego de investigadores entre los diversos laboratorios y la sala donde está la máquina de hielo. El suelo alrededor se llena de charquitos cuando algunos fragmentos caen fuera del cubo, por descuido. De vuelta con tu cubito lleno, te cruzas con alguien que lo lleva a llenar, "G'morning", dices, "Hi", dice ella, como cuando te cruzas en la escalera con un vecino. Otros cargan con una versión más hi-tech del cubo porque van al piso de arriba a por nitrógeno líquido y necesitan un recipiente mucho más aislado para mantener el gas hirviente (el N2, que es líquido a unos -190 ºC, cuando se pone a temperatura ambiente hierve, como es lógico) líquido durante más tiempo.

Esta porción de la mañana termina pronto. Cuando todos hemos terminado el baile en busca del frío, nos aposentamos en los bancos, cubo de hielo (o de N2 líquido) a mano, y ¡hala! ¡A hacer cocinillas!

(A lo largo del día te roban varias veces tu cubito con hielo, pero mejor no entremos en las guerras de material, que entonces corre la sangre)


Comentarios (6)
Enviado por Daurmith el 2003-11-04 a las 04:53


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://daurmith.blogalia.com//trackbacks/12657

Comentarios

1
De: Algernon Fecha: 2003-11-04 05:18

¿Los cubos se pueden aromatizar? :}



2
De: Paco Penas de DORVISOU Fecha: 2003-11-04 07:23

¿Trabaja ud. en un laboratorio de semen? o ¿en un una sala de autópsias?....vamos, esto es lo primero que se me vino a la mente.
Le felicito por su estilo SR. Algernon, espero seguir leyendo vuestros blocs por mucho tiempo.
Un saludo



3
De: Golan_ Fecha: 2003-11-04 07:48

Rayos. Asi que Algernon y Daurmith son la misma persona. Eso es peor que un deja vú en Matrix (perdon, no lo pude evitar) :P



4
De: eledhwen Fecha: 2003-11-04 17:43

¿por qué son de diferentes colores?



5
De: Paco Penas de DORVISOU Fecha: 2003-11-04 20:26

Todo el día pidiendo perdón y dando las gracias....bueno, que le vamos a hacer.Uno acaba de empezar y sois muchos,Tampoco sé diferenciar muy bien la gente por su color. Yo creo que con tanto cubito de hielo y tanta humedad se me fue el santo a la cosa húmeda de Algernon(sin malas interpretaciones, eh) y aunque me referia a Durmith no me vais a negar que Algernon no tiene destellos de narrador....



6
De: Daurmith Fecha: 2003-11-05 00:28

Eledhwen... No sé, por modas. Por variar. Por dar una nota de alegría al frío y aséptico entorno del laboratorio. Por... ¡yo qué se!

Mis favoritos son los verdes. Rojos sólo hay dos y están hechos un asco.

Paco Penas: no te preocupes. Algernon tiene un extraño superpoder. Todo el mundo se cree que él es cualquier ente menos Algernon. Menos mal que has superado el efecto y has sobrevivido a ello :)



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.198.245.233 (9cb18a59bf)
Comentario

Ir Arriba


La Biblioteca de Babel (Header)

Enlaces

Archivos
Relatos
Cuadros de Adela Calatayud
Correo de Babel

Feed:
RSS

Últimos Comentarios

  • Pablo Vásquez en Zafiro y Acero
  • Anónima en Algo termina, algo comienza
  • Armeris en Algo termina, algo comienza
  • Boromir en Algo termina, algo comienza
  • Moria en Algo termina, algo comienza
  • juncal en Espera (para @Divagacionistas)
  • Bonifacio Álvarez en Espera (para @Divagacionistas)
  • Daurmith en Espera (para @Divagacionistas)
  • Bonifacio Álvarez en Espera (para @Divagacionistas)
  • Daurmith en Espera (para @Divagacionistas)
  • Ir a:

    Mi Barrapunto
    STE
    Homo Webensis
    ARP
    El Paraíso de las
    Matemáticas

    Proyecto Gutenberg
    BLOGALIA
    FoldingAtHome
    La Biblioteca de Babel II


    Bitácoras majas:

    Una cuestión personal
    Cuaderno de bitácora
    Taller literario
    Por la boca muere el pez
    Paraphernalia
    Batiburrillo
    Cadenas bien formadas
    El fondo del asunto
    Karl en el País
    de los Mentirosos

    El Paleofreak
    Fa.Brizio.Info
    A Contraluz
    Magonia
    pjorge.com
    Aaiunea
    Uno por uno...
    La Guarida del Dragón
    Círculo Escéptico
    Pharyngula
    Mekatharra
    Casino y Furcias
    xkcd
    Curioso pero Inútil

    ¡Mis listas de los deseos!
    Amazon.com
    Amazon.co.uk

    Blogalia

    Blogalia

    [Comunidad de la Plumilla]

    IBSN: Internet Blog Serial Number 12-02-1809-05