Inicio > Historias > Ruby Tuesday
~ 2003-07-24

El otro día comí en el Ruby Tuesday, ahora que me acuerdo.

Interior del Ruby TuesdayNunca os he hablado del Ruby Tuesday. Fui allí por primera vez con Pablo, gran amigo, ex-vecino y ya vuelto a la patria. Me dijo Pablo "Han abierto un restaurante nuevo, ¿vamos a ver qué tal?", y dije yo, "Bueno", y fuimos a la calle nueve.

Efectivamente, había un restaurante nuevo. En uno de los que aquí se llaman strip malls había aparecido de la noche a la mañana, como un champiñón, un edificio grande y amigable color moka y verde con grandes letras rojas sobre la puerta: Ruby Tuesday. No sé por qué se llama Ruby Tuesday; quizá por la canción de los Stones. En todo caso, no sé muy bien por qué, pero el nombre siempre me trae a la memoria la canción "Sunday Bloody Sunday" de U2. Bloody Sunday, Ruby Tuesday. No sé.

Ese primer día el restaurante nos recibió con buenos modales. Las ventanas tenían toldos a rayas. Emanaba del interior un olor mezcla de Old Glory, orgullo nacional, y gente limpita. Entramos y nos aposentamos en uno de esos cubículos-ataúd, que son parte de la Experiencia Americana y que pondrían en serios apuros a Beau Brummel o, en general, a cualquiera que intente sentarse o levantarse de manera medianamente digna.

¿Véis la foto? No es el del Ruby Tuesday de Corvallis. Pero podría serlo. Todos podrían serlo. El Ruby Tuesday, que apareció como un grano, colorido y sin avisar, de repente mostró todas las características que los creacionistas desean desesperadamente que sean ciertas para los fósiles: aunque no llevaba en existencia ni una semana, según todos los indicios siempre había estado ahí.

Me explico: esa primera vez, cuando entramos, y mientras esperábamos la comida, miramos alrededor y nos dimos cuenta inmediatamente de que la decoración daba a entender el siguiente mensaje:

"Estás en un restaurante de ciudad pequeña, donde todo el personal conoce tu nombre y tu plato favorito. Las paredes están cubiertas de fotos antiguas y artículos deportivos desgastados, porque las innumerables generaciones de propietarios han ido colgando, con paternal orgullo, las muestras del éxito de sus hijos, de sus amigos, o de su alma mater. Las fotos en blanco y negro, puntuadas de cagaditas de mosca, son el tributo a las valientes generaciones que sobrellevaron con espíritu de pionero los rigores de la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial y que nunca serán olvidadas. Ese anuncio de cerveza es un toque de color que recuerda a los patrones habituales que este es su hogar lejos del hogar. La misteriosa foto de una joven sonriente con lazo en el pelo y calcetines es el único indicio que queda de una triste historia que quizá algún día, si lo mereces, el amable propietario te contará, cerca de la hora del cierre, mientras compartís unas pintas de la cerveza especial de la casa y filosofáis sobre la vida. No sólo has venido aquí toda tu vida, sino que tu padre, y el padre de tu padre, han venido aquí con la familia algún fin de semana. El lugar destila pura esencia de hombres trabajadores, nobles y honrados, y de mujeres hacendosas, sumisas y amantes. Esa mesa de la esquina es tu favorita, y aunque la superficie esté prístina y lisa como un lago de chocolate, te puedes creer perfectamente que alguien grabó en ella subrepticiamente un corazón con iniciales en 1953. No has venido nunca aquí; pero nunca te fuiste."

Como la tradición, la estabilidad, y los valores clásicos de la sociedad estadounidense son apreciados, las franquicias de restaurante (pues eso y no otra cosa es el Ruby Tuesday) han dado con la idea del falso pasado. Y funciona. Todos sabemos que esas fotos son falsas. Que nadie ha usado jamás ese bate rayado y descolorido. Que ese trofeo fue comprado al por mayor por algún ejecutivo avispado. Que los manteles a cuadros y las lámparas de tulipa de colores son tan genuinas como un sacacorchos de tapioca. Que la única intención de esos pseudotrastos del desván de la abuela es darnos un relleno de tradición inexistente contra el que apoyar la espalda mientras comemos, para rescatar un pasado que, de todas maneras, tampoco existió. No importa; nos lo creemos igual. Nunca ocurrió, pero no es mentira.

Los camareros del Ruby Tuesday aparecen y desaparecen más rápido que el té por las entrañas de un lord inglés. Cortados por el mismo patrón y adoctrinados de la misma manera, te saludan con voces joviales y fingen un interés un tanto excesivo por tu felicidad mientras te sirven la comida. Da la impresión de que sus dientes ven tanto la luz del sol que podrían broncearse, tan amplias y constantes son sus sonrisas. En estos casos mi voz baja una octava de tono y dos puntos de volumen, no sé por qué, y cuanto más suavemente hablo yo, más obsequiosos se muestran ellos. Es todo muy agradable. La comida es buena, y no demasiado cara. No sé por qué no voy más a menudo al Ruby Tuesday.

Sí lo sé. Porque, inevitablemente, cada vez que salgo de sus profundidades de barniz y pastel de manzana, con la tripa llena y sabor a almíbar en los oídos, me da la impresión de haber salido de una trampa. Una trampa de dos dimensiones, plana, en la que los que caemos nos sabemos atrapados en un marasmo de falsa tradición y falsa cordialidad del que nos da miedo no poder salir la próxima vez. La impresión se acentúa al fijarse en los camareros, que dan vueltas por el local como vivaces juguetes a cuerda, sonriendo ampliamente, pero con una chispita de pánico oculta en los ojos, brillantes y muy abiertos. Siempre que salgo de allí me ronda la misma melodía por la cabeza. Tuesday Bloody Tuesday...


Comentarios (11)
Enviado por Daurmith el 2003-07-24 a las 15:57


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://daurmith.blogalia.com//trackbacks/10082

Comentarios

1
De: Algernon Fecha: 2003-07-24 17:36

[Comentario escocés]

¿Y es caro?



2
De: JJ Fecha: 2003-07-24 20:08

Y qué tiene que ver con la (preciosa) canción Ruby Tuesday?



3
De: madredeus Fecha: 2003-07-25 00:37

Leo de vez en cuando lo que escribes, me gusta. Tanto que llevo un tiempo pensando en "abrir" un weblog y no sé si será mejor ir pensando en abrir un restaurante.

besos

maria



4
De: El Forastero Fecha: 2003-07-25 01:10

No se porque me hizo recuerdo a la isla de las franquicias piratas de Monkey Island 4... Es una verdadera pena, pero no nos queda otra cosa que, aceptar un restaurant con esa apariencia o de apariencia burger king. Cada vez existen menos restaurantes verdaderametne familiares (o piratas, para el caso)



5
De: Pérez Fecha: 2003-07-25 03:10

Así que para eso són todos esos enredos. Ahora lo veo claro y distinto.



6
De: Daurmith Fecha: 2003-07-25 03:19

Algernon: no, no es muy caro. No es lo más barato que hay, pero por 10-12 dólares te quedas bien a gustito.

JJ, ni idea. Me parece que el restaurante original, en Long Island, se llamaba así, pero más no me preguntes que más no sé.

Madredeus: muchas gracias :-). Aunque me da la impresión de que más nos beneficiaríamos con un blog tuyo... contándonos qué tal va tu restaurante.

Forastero, ¡es verdad! Yo también pensé en MI. La verdad es que no tengo nada en contra de las franquicias per se. Pero me gustaría que alguna vez un director de uno de esos restaurantes mostrara cojmrgrrgmgrcofcof... redaños y dijera "Vale, somos fotocopia porque lo exige el contrato, pero además nos vamos a preocupar por hacer que el empapelado falso que nos toca llegar se convierta en algo tan genuino como el saber hacer, y el orgullo por un trabajo que nos gusta, permita. Digo yo.



7
De: ils Fecha: 2003-07-26 05:50

Yo conozco un pequeño restaurante, no tiene la foto de la joven con lazo, ni las cagaditas de las moscas en las restantes, ni bate de béisbol, ni lámparas de tulipa.
Tiene lamparillas dentro de botes reciclados de mermelada o espárragos, pintaditos de colores y trozos de periódico que no quieren ser viejos porque hablan de algo nuevo, de la indignación de un pueblo con una marea negra que se le vino encima una noche de invierno.. Tiene una magnifica colección de botellas de licor café y whiskey con dueño propio. Tiene unos camareros que probablemente por el único sitio por donde no pasaron fue por la escuela de hostelería.....Es un poco simple, comparado con Ruby Tuesday. La verdad es que de simple que es a veces piensa uno que esta en casa.
Daurtmith pídale a sus amigos de Blogalia que cuando visite Coruña (ha visto que tacto el mío, ni La ni A), la lleven a cenar allí. Le gustará la tertulia, seguro.



8
De: ara Fecha: 2003-07-26 07:05

"No has venido nunca aquí; pero nunca te fuiste... Nunca ocurrió, pero no es mentira"

Me recordó a la pelicula "mentiras verdaderas", me gustaron mucho. ;)

Aqui en Monterrey (México), hace ya un rato empezó la plaga de franquicias. Me gustan esos lugares porque imagino que no estoy en mi pais.. pero que puedo regresar al cruzar la puerta :D

saludos!!!



9
De: Eleder Fecha: 2003-08-02 18:41

No sé por qué, pero he pensado que sólo faltaba que uno de esos camareros terminara la dicción de la carta añadiendo "Y Voy A La Ruina".

Daurmith, recuérdame que te lleve cuando pases con tiempo por Madrid a la Casa de las Costillas de Harga, en Vallecópolis.

Y hoy comienza una mini-convención de mundodisco en Ankh-Madriz :)

Bueno, se ha convertido en un post-off-topic.



10
De: TheSavageOne Fecha: 2005-04-29 17:50

Tienes razón con respecto a las franquicias americanas, todas las que conozco intentan transmitir el mismo mensaje, como el chilli´s, el tony roma´s y ese tipo de restaurantes, pero a veces es agradable ir ya que tienen un estilo distinto.



11
De: jaime robledo Fecha: 2007-03-23 17:48

y donde queda? me han dicho que tocan musica rock, la vdd quisiera visitarlo

saludos



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.158.245.70 (c02274b6d7)
Comentario

Ir Arriba


La Biblioteca de Babel (Header)

Enlaces

Archivos
Relatos
Cuadros de Adela Calatayud
Correo de Babel

Feed:
RSS

Últimos Comentarios

  • Maria diaz gomez en La voz de Jeremy Brett
  • Pablo Vásquez en Zafiro y Acero
  • Anónima en Algo termina, algo comienza
  • Armeris en Algo termina, algo comienza
  • Boromir en Algo termina, algo comienza
  • Moria en Algo termina, algo comienza
  • juncal en Espera (para @Divagacionistas)
  • Bonifacio Álvarez en Espera (para @Divagacionistas)
  • Daurmith en Espera (para @Divagacionistas)
  • Bonifacio Álvarez en Espera (para @Divagacionistas)
  • Ir a:

    Mi Barrapunto
    STE
    Homo Webensis
    ARP
    El Paraíso de las
    Matemáticas

    Proyecto Gutenberg
    BLOGALIA
    FoldingAtHome
    La Biblioteca de Babel II


    Bitácoras majas:

    Una cuestión personal
    Cuaderno de bitácora
    Taller literario
    Por la boca muere el pez
    Paraphernalia
    Batiburrillo
    Cadenas bien formadas
    El fondo del asunto
    Karl en el País
    de los Mentirosos

    El Paleofreak
    Fa.Brizio.Info
    A Contraluz
    Magonia
    pjorge.com
    Aaiunea
    Uno por uno...
    La Guarida del Dragón
    Círculo Escéptico
    Pharyngula
    Mekatharra
    Casino y Furcias
    xkcd
    Curioso pero Inútil

    ¡Mis listas de los deseos!
    Amazon.com
    Amazon.co.uk

    Blogalia

    Blogalia

    [Comunidad de la Plumilla]

    IBSN: Internet Blog Serial Number 12-02-1809-05